martes, 6 de noviembre de 2007

ACTITUDES DEL MAESTRO QUE GENERAN CONDUCTAS AGRESIVAS EN

En algunos integrantes de la comunidad educativa escolar se presentan conductas
agresivas, unas más evidentes que otras, unas conductas generadas por influencias de
un entorno altamente violento en el que se desenvuelve cada persona en su diario vivir
y otros comportamientos agresivos que se gestan en el propio acontecer y quehacer
de la institución educativa, situaciones relacionadas con el reglamento escolar, los
espacios o con la práctica pedagógica de los maestros; y es en éste último determinante donde centraremos la atención, específicamente en la categoría de las actitudes que adopta el maestro como respuesta a las acciones o situaciones que se presentan en la sesión académica, actitudes que de manera consciente e inconsciente propician un ambiente hostil en la clase, que a su vez desencadena comportamientos agresivos en los estudiantes comprometidos y no comprometidos en la problemática.
Hay actitudes del maestro que no aportan al mejoramiento de las acciones de los
alumnos, por el contrario incitan al incremento de los comportamientos agresivos en los
niños entre ellos destacamos:


Actitud de señalamiento y amenaza:

Referida a aquellas actitudes que adopta el
maestro cuando repite una y otra vez el defecto o error en que incurre el estudiante,
además de antecederla con el refuerzo expresivo: usted siempre... Actitudes del
maestro como “lo tomó del brazo y lo hizo a un lado y le dijo con tono de enojo: usted
siempre peleando, estoy muy aburrida con usted, voy a mandar llamar otra vez a su
papá”, o “ Hernán, usted porque siempre tiene que golpear a alguien, ponga más
cuidado”
Son ejemplos claros de repetición y señalamiento, asunto que además de hacer sentir culpables a los niños, también hacen que el error o comportamiento del pequeño ocurra con más frecuencia.
Gordon plantea que “la crítica, la evaluación negativa y otras formas de señalar las
debilidades, tienden a inhibir en lugar de propiciar un cambio en el niño” y agrega,
“no todos los alumnos responden de la misma manera a ésta actitud del maestro unos
reaccionan haciendo sólo lo indispensable otros en cambio se rebelan y se vengan
continuando con el mismo comportamiento” . El continuo amenazar con una nota,
hace que el estudiante ejecute las actividades bajo presión de resultado numérico y no
con la convicción de querer alcanzar un aprendizaje significativo, ya sea motriz,
cognitivo o social.


Actitud Ridiculizante:

Actitud donde el maestro inconscientemente cree que comparando el estudiante con algo o alguien “grotesco o gracioso” logra cambiar el comportamiento del estudiante, pero de inmediato y para sorpresa el docente recibe del alumno una reacción agresiva. Es el caso del maestro que relata con desconcierto el caso de uno de sus estudiantes: “Hoy su actitud es igual, me acerque y lo invité de varias formas a participar, entonces otro niño dice que no le ruegue, que ese parece un viejito, a lo cual yo me reí y repliqué: “ sí parece un viejito de ochenta años así
caprichoso” , el niño se enfadó y respondió: “vieja usted” Ridiculizó al niño y él, por supuesto, se siente ofendido. Frente a ésta actitud, Gordon afirma:
“Ridiculizar a los estudiantes es una forma de evaluar negativa y crítica, y como tal,
tiene el mismo efecto devastador en la imagen que los tienen de sí mismos. La respuesta más frecuente de los alumnos a éstos mensajes es devolverle la pelota al maestro”

Actitud excluyente:

Es aquella actitud que el maestro adopta para solucionar los
problemas que tiene en el aula, consiste en excluir del salón o de la sesión de clase
“Al o los estudiantes conflictivos”, solución momentánea para el maestro, que en ocasiones en vez de castigo se convierte en premio para quien la recibe. Posterior a ésta respuesta, el docente se puede ver enfrentado a una serie de dificultades como consecuencia de la falta de control al que ha sometido a sus estudiantes.
Es un error por parte del maestro excluir a los estudiantes de la clase, es negarse el
reto de un proceso de transformación y negar la oportunidad a sus de afrontar dicha transformación; pues el docente más que obligación, tiene la capacidad de acercarse al estudiante, entablar una relación con él, conocer sus dificultades y sus fortalezas, emanando desde ahí la posibilidad de brindar lo que el estudiante necesita para aceptar y adoptar cambios que lo convierte en un sersocial.
Aunque la teoría dice que cuando el maestro toma la determinación de
expulsar un alumno de clase, indirectamente está dando solución a una necesidad de
este último; según Gordon “las personas necesitan de un tiempo individual para
recuperar las energías gastadas en una actividad (hay tensión, cansancio), ese
ambiente tranquilo que los niños necesitan para estar solos. Cuando éste tiempo se ve
reducido o anulado, los estudiantes se irritan, se ponen nerviosos, difíciles de tratar, y buscan maneras ilegítimas para conseguir su tiempo individual, y una de esas formas es comportarse mal para buscar la expulsión del salón” ,Quiere decir que si el maestro toma dicha determinación, está complaciendo consciente o inconscientemente la necesidad del estudiante, corriendo el riesgo de tenerse que enfrentar posteriormente a nuevos problemas.
Experiencia de exclusión consigna un maestro en su diario de campo: La directora de
grupo “me dice que 3 niñas no van a la clase de Educación Física como castigo al mal
comportamiento presentado en las clases anteriores, “no han hecho nada, se la han
pasado jugando, entonces ya hicieron la clase” . Éste una de los tantos casos
ocurridos y consignados en el diario.


Actitud de gritón:

Es la reacción que generalmente adoptan los maestros cuando
sienten que no son escuchados. Consiste pedir silencio o llamar la atención a algún
alumno elevando en forma exagerada la voz, convencido que así lo escuchan mejor o
más rápido.
El maestro en la escuela es un modelo para los estudiantes, si su modelo grita, los
alumnos interpretan ésta conducta anómala como algo aceptable dentro del aula y no
es extraño en un futuro próximo que alguno de ellos repita ésta conducta agresiva.
Igualmente, los gritos del maestro pueden asustar e incomodar a los estudiantes. Es el
caso descrito por un niño que tenía problemas de adaptación en la escuela la
pichincha, y a una de las cosas que no se ha podido acostumbrar. Cierto día el maestro
dialoga con un niño en el descanso y éste último le comenta “en la escuela la Miranda,
era más bueno estudiar porque allá la profesora no grita” .
La teoría el aprendizaje social de la agresión planteada por Bandura, dice que “las
influencias del modelamiento y el reforzamiento operan conjuntamente en el
aprendizaje social de la agresión en la vida diaria... la conducta humana en gran parte
está bajo el control de estímulos de modelamiento, por ello es eficaz para la inducción
a la agresión, la presencia de otras personas que lo hagan. Un niño es agresor, cuando
ve que otro está agrediendo” .
OTRAS ACTITUDES DEL MAESTRO EN EL AULA DE CLASE.
Además de las actitudes que generan agresión en los estudiantes, el maestro adopta
otras actitudes que afectan de una manera u otra el comportamiento de los estudiantes
es el caso de las siguientes:


Actitud de sermoneo:


El maestro intenta poner orden en la clase partiendo de sermones que son válidos para él, pero el estudiante poca atención le coloca, máxime cuando está de por medio otro tipo de intereses. En 2 ejemplos se consigna como evidencia de éstas actitudes, ambas ante el mal comportamiento del grupo “vea muchachos, tenemos pocas clases de Educación Física, además pocos balones, por
ello deben disfrutar las clases y aprender a compartir los implementos, y eso permite
que el juego sea bueno, porque ¿qué gracia tiene jugar fútbol solo?, ¿Ustedes creen
que peleándose es la mejor manera?” . Ante éstos sermones algunos estudiantes
suelen estar muy atentos, pero otros, normalmente niños son los generadores “del desorden”, no les interesa el mensaje.
Frente a los sermones, Gordon considera que es una función legítima dentro del área
de educación, pero, “siempre ha sido un método ineficaz de enseñanza y a veces es
odioso para los alumnos. Ante los sermones, los estudiantes se sienten “atacados”, y
dejan de escuchar, además, pueden reaccionar hacia la enseñanza sintiéndose
inferiores, subordinados e inadecuados”.


Actitud de negociación:


El maestro adopta actitudes de negociación cuando nota que un determinado hecho está afectando el grupo, entonces comunica la situación a sus estudiantes y plantea una propuesta que beneficia al estudiante y al desarrollo de la clase. Muchos maestros en la actualidad pactan con los alumnos el reglamento a seguir durante el año, lógicamente enmarcado dentro de las exigencias del conducto regulativo de la institución. También en ocasiones el maestro se ve en
necesidad de plantear la negociación, es el caso del maestro que redacta en su diario
La explicación de la primera actividad se suspende porque una mayoría de los estudiantes se van para el baño, ya que la profesora no les autoriza hacerlo. Al regreso de los estudiantes, propongo a todo el grupo que en las 3 clases que nos faltan, tienen 3 minutos para que todos vayan al baño así pueden comenzartranquilos la clase”. Para Gordon, las reglas convenidas entre maestro y el grupo permiten el ahorro incontable del tiempo, “el establecimiento de reglas en participación finalmente ahorra incontables horas de manejar comportamientos inaceptables, y conflictos”.


Actitud mediadora:


Los maestros frente a los conflictos en la relación estudianteestudiante, más que castigador, debe presentarse como mediador en la solución de dicho problema. Preguntar, analizar e intervenir para que ambas partes queden satisfecha y por ende salgan bien libradas del suceso, es una labor que aporta al mejoramiento de las relaciones interpersonales entre los estudiantes y al reestablecimiento de un ambiente de paz en la clase de educación Física.
Experiencias de maestros extraídas del diario de campo de su práctica “... Lucas pega patadas y puños a compañeros, al ser interrogado por los hechos siempre dice que fue sin culpa, yo le solicito que ofrezca las respectivas disculpas a los ofendidos, los cuales aceptan y se continúa la clase”, “Daniela niña de primero me dice: présteme otra pelota porque mi compañera es toda egoísta y no quiere jugar conmigo. Al preguntarle a la otra niña porque no quiere jugar con ella, me da la siguiente explicación: Es que ella está enojada porque yo le quité la pelota para hacer el ejercicio y ella quiere que yo le entregue la pelota para ella sola. Yo las invité a realizar la actividad en unión y ellas cedieron”. “. La segunda pelea se presenta porque durante una carrera una niña golpea sin intención a Windy, ésta última responde dándole un puño a su compañera, la cual llorando le devuelve el golpe. Yo me reúno con ellas y me cuentan lo anteriormente escrito, les propongo dejar de pelear, ofrecerse disculpas una a la otra y continuaron jugando tranquilas”. “Durante la primera clase se presenta una agresión física, Julián Restrepo se da puño y pata con Juan Camilo Pavón, porque el uno le da intencionalmente con un balón. Yo los invito a la no-violencia y a disfrutar de la clase amigablemente, ellos continúan la actividad sin ningún problema” . Carme Rosanas aporta a éste tema diciendo “Para un desarrollo armónico de la personalidad y también para la tranquilidad de la clase es importante enseñar a los niños a resolver adecuadamente sus conflictos, actuando nosotros, los educadores, como modelos, mediadores y también como pedagogos” cuando ésta intervención se de, debe ser objetiva, equitativa, escuchar y hacer que ellos se escuchen entre sí, entender a ambas partes, permitir que ambas partes con la ayuda del profesor propongan la solución. Rosanas también dice que: “ No debemos intervenir siempre sistemáticamente en todos los conflictos de los niños, ellos tienen que aprender a confiar en sus propia capacidad para resolver los pequeños tropiezos de cada día".

Actitud tolerante:


Referida a una actitud adoptada por el maestro para mantener el orden y la participación de los niños en la clase, es la mejor demostración de la capacidad “paz-ciencia”, denominada por Juan Diego Martínez, profesor de la Universidad de Antioquia, capacidad que invita al docente a considerar cada situación que se presente dentro de la sesión de clase, las características de los estudiantes y sus procederes en el desarrollo de las actividades, y de una manera subjetiva valorar dichas acciones y tomar determinaciones donde y el maestro siempre serán ganadores. Los ejemplos que se citan más adelante pertenecen a la experiencia de un maestro joven, hechos
Estrategias para crear un ambiente tranquilo en la clase. protagonizados por estudiantes “problemas” y desencadenados durante la práctica en las escuelas Pichincha y Clodomiro Ramírez, los cuales en manos de otros profesores seguramente hubiese tenido otros manejo. “Hernán Darío de primero, le da golpes a uno de sus compañeros porque le quita la pelota. Los invito a continuar jugando y sugiero que dejen de pelear”, “Julián y dos niños más de tercero están empujando a los compañeros, y queda golpeado un niño, yo hago un llamado a la cordura para que las actividades puedan desarrollarse sin tanta interrupción”, “En el grupo segundo
David, golpea a dos compañeros en situaciones diferentes. “La primera se presenta en la formación de la hilera en la que empuja bruscamente a uno de sus compañeros y lo hace caer. Ante tal brusquedad yo reprocho la acción y pido al agresor mejor comportamiento y continuo con la clase. La segunda agresión la comete poniéndole zancadilla a un compañero por lo cual sanciono a David retirándolo de la actividad por cinco minutos, después de los cuales vuelve a participar del juego”, “El primero lopresenta Santiago Restrepo cuando le da golpes e insulta a otro compañero en elmomento que de desarrollar una tarea propuesta para el grupo al cual pertenecen. Yo llamo la atención a Santiago y los invito a continuar con la actividad” .Gordon define la tolerancia desde otro punto de vista, él dice es la actitud adoptada por el maestro, donde éste “cede frente al alumno”siempre es él quien sale perdiendo, lo cual “fomenta en los estudiantes la falta de cooperación, y consideración a los demás, los alumnos se vuelven incontrolables indisciplinados y exigentes”.
Es normal encontrar en la escuela grupos de 35 a 43 estudiantes, existiendo allí la multivariedad de comportamientos, y dentro de la clase de Educación Física, tienden a presentarse fricciones que generan quejas de un lado y de otro, “encontrones” físicos y verbales entre compañeros, igualmente son niños “problema” y quieren gastarse allí todas sus energías. Éstas son las situaciones que el maestro no debe obviar, sino solucionar instantáneamente evitando castigos para permitir el goce de la clase a sus estudiantes y así iniciar el proceso de inclusión grupal.

1 comentario:

YAMILA VEGAS dijo...

Hola!! me gusta mucho su Blogger! estoy buscando información sobre actitudes en los docentes influenciados por conflictos personales y conseguí casualmente su blogger, el cual tiene temas muy relacionado y me gustaría citarlo en mi tesis de maestría!! si tiene otras fuentes para facilitármelas le estaría agradecida. Gracias: Dina_rosa123hotmail.com